5 oct. 2015

El rincón de lectura



Desconecta del mundo, conecta contigo


Uno de los espacios que más ganas tengo de poder disfrutar es de un rincón de lectura. Un pequeño espacio dedicado al café, los libros y el disfrute. Un espacio que poco tiene que ver con los ya clásicos y sombríos rincones para leer y que ahora conocen multitud de estilos e ideas.

Prepara el café y disfruta de 16 rincones que te propongo para inspirarte:


  • Un chaise longue como alternativa a la típica butaca... ¿Quién dice que tras la lectura no puede haber una siesta? 




  • Entre dos estanterías siempre hay sitio para un descansillo. Aprovechando el ventanal se puede crear un asiento que sirva de punto de lectura.




  • Una butaca vintage de piel siempre es un buen reclamo para el punto de lectura de aire más inglés.




  • Un rincón de lectura para compartir con los más pequeños... ¿Le contamos un cuento?




  • Minimalista al extremo. Mini estante para las novelas más recientes y una bucata en contraste con el espacio son suficientes en este espacio. 



  • Cerca del suelo con este sofá de estuma y sus complementos de baja altura... ¿Quién dijo alturas para disfrutar?



  • Un balancín de mimbre que habitualmente tendrías en la terraza es ideal para balancearte mientras lees. ¿Qué te parece?




  • Enmarca y cuelga tus portadas favoritas, y transformarás en el espacio más fashion de la casa tu rincón. 



  • Si no tienes hueco para colgar tus estantes porque el rincón es mini piensa que debajo de ese asiento quizás hay un buen lugar donde guardarlos...



  • Si no hay hueco ni para unos cojines en el suelo, súbete al pollete y lee en la ventana, ¿hay algo más romántico?



  • Entremos el mimbre de la terraza a casa y creemos un rincon hippie-chic



  • ¿Qué decimos de la compañía? Kiko no te pongas celoso...



  • Black & White nunca falla...



  • El fusionar colores ayuda a avivar pequeños rincones sin demasiada luz y/o personalidad. Aquí vemos como la fusión de mint y amarillo queda perfecta.



  • Los tonos crudos son otro de los ganadores para estos espacios. Si odias el blanco por sucio, opta por beige y crudos para un rincón de paredes blancas. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario