3 ene. 2016

Mueble de salón: Del abandono a mi loft


Aquí nada se tira


Este mueble se encontraba en el antiguo comedor de mi oficina, estaba ahí porque nadie se había animado a sacarlo a la calle para tirarlo así que yo me animé... a llevármelo.
Pese a que era una preciosa vidriera, su sistema de acceso era por los laterales por lo que era inútil para darle un uso diario que era mi principal idea. Así que tenía que idear una nueva utilidad para él.
Decidí deshacerme del cristal frontal y sustituirlo por una estantería intermedia en madera natural para que hiciera contraste. También sustituiría los embellecedores por unos pomos en hilo trenzado.



Sobre la pintura:

Intenté usar la técnica de Chalk paint pero debido al aceite especial que usaban antes para dar tono era imposible mantener el color mint con una pintura al agua, siempre salía el color original y quedaba un tono rosado.
Por ello, tuve que optar por el sistema clásico y que nunca falla: imprimación + capa de Titanlak.
¿Por qué no falla? La pintura al aguarrás es más agresiva y fuerte y se adhiere a todo tipo de materiales por lo que si tenéis superficies difíciles como esta o plástico la manera más rápida será Titanlak.
Como podéis ver el resultado es muy diferente de la pieza original y ahora tiene un aspecto muy actual.











4 comentarios:

  1. Está súper! Creo q al final me animo con los de mi recibidor, ya tu sabes 😊 nos vemos prontito muaaaa

    ResponderEliminar
  2. Está súper! Creo q al final me animo con los de mi recibidor, ya tu sabes 😊 nos vemos prontito muaaaa

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente, muero de amor; dave que estilazo tienes

    ResponderEliminar