26 abr. 2016

7 preguntas prohibidas en la primera cita


Hay temas y preguntas que simplemente pueden  joder la primera cita

Cada cita de Tinderland es como una entrevista final en un trabajo pues se supone que los candidatos a príncipe azul, polvo del día o follamigo del momento  son aptos para tu puesto vacante y te apetece que la situación salga de la app. Como toda entrevista, hay preguntas que son clave pero hay otras que NUNCA se deben hacer si no queremos ir dando por perdido al candidatos por una pregunta o una sucesión de malas cuestiones.

Hoy en el blog las 7 preguntas que nunca debes hacer en tu primera cita si no quieres perder a tu cita como cuando un doctor pierde a su paciente en camilla.

1. Perdona, ¿cómo te llamabas?: Parece mentira, te sonará ilógico pero a mi me ha pasado. Hablas con tanta gente, las preguntas siempre son las mismas y de repente en la cita olvidas su nombre. NUNCA se te ocurra preguntarlo si no quieres que él se pille un cabreo de dos pares. O te vas al baño y chequeas el perfil de Tinder o miras el Whastapp pero nunca le preguntes de nuevo su nombre porque da la sensación a una falta de interés de dos pares.

2. ¿Cómo era tu ex?: ¡Error! Vienes a conocerlo a él, esto no es El Diario de Patricia ni tienes que hacerle un test de relaciones para saber si la tuya cuajará. La de veces que alguien me ha hablado de su ex o me ha preguntado por el mio y entonces te enrollas cual persiana con el tema y ves como la otra persona se aleja pues ponerlo verde es mala señal (quedas de mala persona) pero dejarlo de demasiado bueno lleva a la pregunta ¿por que no sigues con él?

3. ¿Buscas una relación?: ¡Muy bien! Ya has conseguido que salga por patas. Esta pregunta típica es fatal porque te da la imagen de desesperado emocional que no sabe vivir solo y que busca compartir su vida corriendo con el primer desconocido que te de match en Tinderland. 

4. ¿Cuántas parejas has tenido?: Mi respuesta mental siempre es ¿y a ti que te importa? Sinceramente ni el volumen ni las parejas anteriores son un tema a tratar. Estos temas ya los sacará él o ella porque al final siempre salen pero no quedes de curioso porque la curiosidad es mala amiga.

5. No hables sobre política (y menos si vives en Catalunya): La de tíos que he dejado de conocer con el dichoso tema y eso que el tipo era mono. Aquí en Cataluña, las posiciones son tan variadas como una buena relación en la cama por lo que mejor dejas las banderas, los partidos y al del peluquín para otros instantes más aburridos. 

6. ¿Con cuantas personas te has acostado?: Si la otra era mala esta es peor porque mientras no sea Virgen ya te puede importar bien  poco cuantos profilácticos ha gastado a lo largo de su vida. Lo que para uno es poco para otros es una barbaridad. Céntrate en la cita y luego ya veremos si es un tigre o una leona en la cama. 

7. ¿Invitas tú?: Esta pequeña pregunta aunque sólo sea para un café queda de rata y además de caradura. Claramente no te va a decir que no porque le has dejado más cortado que el Alioli que hacía tu madre el domingo para la paella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario