5 jun. 2016

9 años en Barcelona




Seis meses que se convirtieron en una vida

Cuando se te rompe el corazón a veces huyes. Quizás ese era yo, un joven veinteañero que pensaba que se había acabado todo y se lanzaba a Barcelona vivir porque el que creía amor de su vida se iba a Madrid. Así empezó un respiro de seis meses que se ha convertido en nueve años, nueve años de subida, bajada, amor, compromiso, ruptura, moda pero sobretodo de crecimiento personal.
Creo que en mi Benidorm natal, de donde soy muy orgulloso, mi crecimiento se hubiera topado con un techo y quizás hoy no sería la persona fuerte que salió débil, sensible en exceso y hasta temeroso.

Una maleta enorme, un billete de tren de solo ida y un alquiler caro en un cuarto sin ascensor era lo que tenía a parte de muchas ganas. En esta ciudad he sido de todo pero también he aprendido de todo.

Hoy quiero dar las gracias a Barcelona por acogerme, por perdonarme cuando hace unos días la quería dar la espalda por Madrid y sobretodo por enseñar a que puedo ser diferente al resto y no por ello ser menos bueno sino ser simplemente otro.

La foto de hoy representa el cambio, es una muestra de que todos tenemos la opción de ser otros con esfuerzo, valor, aventuras y sobretodo coraje. Esto último nos suele faltar por el "que dirán", por el miedo al fracaso y por el "que pasará". Yo que he tenido éxitos y fracasos a partes iguales os recuerdo que vida solo hay una y que por suerte o por desgracia es esta que tienes entre tus manos mientras me lees. 

Un abrazo y recuerda: Vida solo hay una. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario