7 ago. 2016

Ya no valoramos las relaciones


Estamos tan enfrascados en nosotros mismos que nos olvidamos del resto

Es triste pero nuestra generación es la "Egogeneración", una etapa de la humanidad donde ni tu ni el son sujetos verbales viables en las relaciones unipersonales o en la creación de "mi vida" porque el me, myself & I es lo único que prima a esta nueva juventud que ve aburrimiento en los matrimonios que llevan 20 años y en las relaciones "de verdad".

Nos han enseñado tanto a ser competitivos que hemos aprendido a correr solos, vivir solos, estudiar solos y finalmente a tener relaciones en las que solo vemos nuestro reflejo pero no el de aquella persona que ha decidido compartir su vida con nosotros.

Nadie dice que no tengamos que ser seres independientes en una relación, pero si que es cierto que hemos dejado de valorar a las parejas para valorar solo que nos pueden aportar, que nos pueden sumar pero nos olvidamos en vacío de todo aquello que podríamos apotarles nosotros, pues lo importante ahora es llenarnos a nosotros mismos aunque su lado este prácticamente vacío.

No valoramos las relaciones, valoramos el que se vean, que sean nuestra "figurita de reparto" para poder mostrarlas cual trofeo, o para llenar un vacío de inseguridades que frustrados lanzamos contra en esa persona. 

Dicen que en la antigüedad las relaciones era una pasión que se transformaba con los años en amor y después en respeto mutuo, creo que hemos decidido vivir eternamente la primera etapa y desechar a nuestros príncipes, princesas y princesos cuando la pasión se acaba y llegamos a la siguiente etapa porque solo nos queremos llenar de pasión sin deseos de vivir otras etapas menos efusivas pero si más tiernas, más de dos, y claro eso de "dos" no suma hoy en día. 

Se acabo eso de "para siempre" para cambiarlo por un según todos más realista "lo que dure" porque ya no luchamos, ya no queremos esforzarnos en conquistar, en soportar y mucho menos en dar nuestro brazo a torcer por la otra persona.

Dicen que uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde, quizás es hora de perderse y buscar nuestra dignidad entre tanto desprecio en el amor.


Dedicado a Julia y Natalia, porque me demuestran que un tú y yo es posible, al menos en esas dos mitades que fueron ellas. 

Un abrazo desde el otro lado del Macbook,


Dave

5 comentarios:

  1. Exactamente! Te quiero mucho mi Dave :*

    ResponderEliminar
  2. Vaya que escribes tal Cuál sucede...me gusta mucho leerte...saludos!

    ResponderEliminar
  3. Vaya que escribes tal Cuál sucede...me gusta mucho leerte...saludos!

    ResponderEliminar
  4. la individualidad nos esta corrompiendo

    ResponderEliminar
  5. Y es una pena que pase eso...
    Muy buen artículo Dave! 😊
    Besitos!

    ResponderEliminar