5 nov. 2017

Adiós Compañero de Viaje



Parece ser que íbamos en distintos vuelos

Dicen que el amor es como un largo viaje: Una serie de etapas te esperan hasta llegar a un destino que a veces inclusivo puede ser incierto.

Como todo buen viaje, la historia comienza con el tanteo o tonteo. El destino, las etapas de elegir que vendrá al viaje, si tenemos los mismos lugares por ver (o queremos lo mismo) y si es así, la emoción y los nervios comienzan a florecer.

Hacemos la maleta, y como en todo viaje hay cosas que aunque quieras o no, tendrán que quedarse en el camino porque es una maleta de dos, con equipajes separados pero con pesos en común. Así son los viajes. 

De camino al Aeropuerto,  y con los billetes de este viaje comprados, deberían caer muchas cosas por el camino: recuerdos, otros ligues, las malditas apps… Pero no siempre es así. Os recomiendo que si emprendéis un viaje para dos SIEMPRE rompáis otros posibles billetes porque la estupidez del plan B te puede dejar en tierra.

Despegamos, y  empieza el viaje. Creo que todo buen viaje tiene un despegue fuerte, que precisa de una mano que agarrar, y sobretodo unas turbulencias que harán este transfer entre sentimientos un camino más interesante. No olvidemos que unas turbulencias no son malas pero que un camino plagado  no es más que un montón de señales de que este vuelo no es para ti.
Recuerda: Las señales están para seguirlas, inclusive en el cielo.

Las etapas se desarrollan y siempre hay pequeños altibajos, pero no olvides que uno siempre debe poner la otra mejilla… Pero nunca llegar a sangrar. Recordad que las etapas siempre son más dulces al principio, y que si no es así quiere decir que este no es vuestro viaje, o quizás el de vuestro compañero.

Porque el compañero es la otra mitad de tu viaje, si es importante el destino mucho más  la compañía. Busca alguien con aficiones en destino, que le guste el viaje y que aporte, porque para apartar ya estás tú bastante escarmentado.

Recuerda, es tú viaje y lo más importante es que disfrutes lo máximo durante todas las etapas aunque siempre nos llevemos algún disgustillo.

A ti, que fuiste un intento frustrado de compañero de viaje, te recomiendo un viaje por etapas sólo porque tienes mucho por recorrer antes de sentarte al lado de alguien en un vuelo de trayectoria internacional.
Siempre desde un asiento con esperanzas  en el amor…

2 comentarios:

  1. Me ha encantado Dave ! Yo justo acabo de coger un billete y espero ir en clase business con destino internacional y no en un Ryanair que está en tierra esperando a repostar!!! Me acojona volar asique imagínate!!!
    Con esto enviarte muchos ánimos y recordarte que siempre hay que quedarse con los bonitos recuerdos y con la suerte de haberlos vividos.
    Muchos besitos Dave !

    ResponderEliminar
  2. Cada persona tiene su forma de ser, de vivir, de sentir y de viajar, lo que te voy a decir sabes que no lo digo por cumplir. Tu no eres un compañero de viaje, eres el piloto de ese avión, el capitán del barco, el guía que lleva esa banderita para que lo sigan. Puede parecer la típica frase hecha "pero tu vales muchísimo" puede que ese viaje parecía ser el definitivo y que más que un viaje cualquiera fuera una luna de miel, pero aunque te quedaste solo en esa escala del viaje tienes todo lo necesario para regresar y ser tú, ser tú mismo pero con una lección más aprendida. Ahora eres un Dave2.0 que ojo, eso no te exime de volver a pillar un viaje con todo incluido y acabar en un low cost y sin desayuno. He tenido la suerte de conocerte y sólo tengo un calificativo para definirte INTEGRO. Un beso de 4000 kilómetros

    ResponderEliminar