5 ene. 2018

Somos imperfectos



No ser perfecto no quiere decir que seamos feos

Me cansé, me cansé de escucharte decir de mi barriga, de mi hombro dislocado o de que los 32 se me notaban al igual que la perdida de pelo.
Está claro que marchito, ¿no se trata de eso? Siempre en el colegio la misma historia en Naturales:


Nacen → Crecen → Se reproducen → Mueren

A lo que íbamos: Soy imperfecto, y lo más jodido es que lo sé, pero no necesito a alguien que me lo recuerde y que amplíe mis inseguridades más de lo que ya lo haré yo o la sociedad que es un tanto despiadada, ¿verdad?

Creo que la voluntad es más grande que la imperfección que tú ves en el espejo, en tú cabeza o en las miradas y murmullos de alrededor. La voluntad es como el grito de guerra, es como decir "no soy perfecto pero soy capaz de intentar acercarme a lo que yo quiero". La imperfección no se tiene que curar pero se trabaja para hacerla nuestra amiga, para sacarle ese lado bueno que tiene todo y moldearla.  

Me gusta esa gente que te dice "Acéptate tal cual" pero sorprendentemente cuidan su imagen, resaltan su lado bueno... Yo soy más de luchar por lo que quiero, por lo que me gustaría ser y no por lo que soy, pero luchar por mí siempre. 

Os animo a desnudaros ante el espejo, a colocaros hasta que os veáis bien como para haceros una foto en la que os sintáis imperfectos pero como diría mi madre: aprovechables. Y una vez os veáis aprovechables penséis en que podéis ayudaros para sentiros mejor porque al final se trata de querernos y sentirnos imperfectos pero felices con lo que vemos.


Imperfecto pero luchador y siempre desde el otro lado de la pantalla...
Dave

No hay comentarios:

Publicar un comentario