24 jun. 2018

No estoy orgulloso de nuestro orgullo



Me faltan valores  y me sobran fiestas

Siento que no me representa, algo que debería hacerme sentir orgulloso, parte de un algo… Más bien me avergüenza. Veo que somos un montón de ganado arcoíris que suelta dinero como si de un cajero de banco se tratase al escuchar la palabra Orgullo, Grayfriendly o Pride.

Somos, nos guste o no, un producto comercializado en Junio, somos la palabra clave para llenar hoteles, bares  y barras de cubatas en la calle a precio de discoteca. Como leí el otro día en una pintada: "Nos quieren cachas, sin pluma y con pasta".

Imagen de Twitter

¿Dónde está nuestra manifestación de derechos? ¿Dónde queda la concienciación? ¿Dónde está la normalización?

Recordemos la manifestación feminista del 8 de marzo. Ellas eran la marea, ellas ocuparon las calles, ellas fueron una ola morada que reclamaba derechos, igualdad y concienciación.

Las fiestas del Orgullo, El Pride Barcelona o MADO se han convertido en un evento que reclama la fiesta  en abierto, el sentirse libres pero se olvidan por completo de la lucha de derechos, la necesidad de seguir concienciando que no somos pluma o musculo, activo o pasivo, gay o lesbiana. Somos personas con derechos al igual que tenemos deberes en nuestra sociedad. Somos el Lobby Gay pero tras este lobby hay transexuales que no consiguen un trabajo “normal”, lesbianas acosadas por gustarle los chochos o jóvenes acosados en el colegio porque se pintan y se sienten bien.

El Orgullo debería hacernos sentir orgullosos, el orgullo debería hacernos sentir poderosos para cambiar y preparados para luchar.

Lo siento, no estoy orgulloso de nuestro orgullo. Me faltan valores y me sobran fiestas.
Dave

No hay comentarios:

Publicar un comentario